La Reserva Federal (Fed) ha decidido este miércoles mantener los tipos de interés sin cambios, como se esperaba, en el intervalo del 5,25%-5,5% al que los elevó en julio del año pasado. La persistencia de la alta inflación en Estados Unidos, así, ha obligado al banco central del país a mantener el precio del dinero en su nivel más alto desde 2001 y a retrasar la desescalada de la lucha para domar el IPC, que le llevó a subir tipos en 5,25 puntos porcentuales entre marzo de 2022 y el pasado verano. Al contrario que otras autoridades monetarias como el Banco Central Europeo (BCE), los precios no han dado margen aún a la Fed para suavizar su estrategia.

Source link